MJSV.ORG - Sustantivo

Misión Estoy Vivo   


 

Estaremos en peregrinaje de amor y de esperanza : En las iglesias,
los hospitales, las escuelas, las familias, las comunidades religiosas.   ¡Bienvenida!


Testimonios MATRIMONIO DE FRANÇOISE Y ALAIN

Mariage de Françoise et Alain

     Bienvenidos al sitio de la Misión "Estoy vivo". Françoise y yo queremos hablarles sobre nuestro matrimonio.

     Sí, Él ha realmente resucitado: Sí, Él está vivo. Él está allí, en el centro de nuestras vidas. Pero todavía debemos rezarle. Jesús, él mismo nos dice de rezar y de ayunar. Para aquellos que se preguntan: ¿Cómo tuvimos la idea de pronunciar nuestros votos del matrimonio con Jesús? Es muy simple, nosotros tuvimos que rezar, rezar y ayunar.

     Nosotros, Françoise y yo, nos encontramos en un retiro de ayuno (a pan y agua). Anteriormente, cada uno de su lado, había pedido al Señor, nuestro Dios, que nos permitiera encontrar la persona elegida por Él, según su Santa voluntad. Esto nos demandó aproximadamente ocho años. No se desanimen entonces, si están buscando todavía la buena persona.

     Después, nosotros rezamos juntos. La idea del matrimonio llegó y pedimos la confirmación a Dios (por medio de los ejercicios de San Ignacio) para tener la certeza que el matrimonio sería bien su voluntad.

     Durante otro retiro de jóvenes, nuestro predicador el Padre Christian Paillé c.s.s.r. y la señora Ivonne Hocquart, nos presentaron la Cruz Misionera "Estoy vivo", antes de comenzar la semana de ayuno. Y conociendo nuestra devoción a María, el Padre Paillé nos propuso consagrar nuestro matrimonio a ella. Françoise y yo, sin dudar un instante, aceptamos la proposición.

     Luego, una persona que conocimos durante el retiro, nos envió un texto proveniente de Medjugorje, una ciudad de la ex Yugoslavia.

     En ese texto se hablaba de una ceremonia de matrimonio con la Cruz. Esta persona nos proponía la Cruz Misionera "Estoy vivo". Así como por casualidad, nosotros ya habíamos conseguido la Cruz en lo de Mme Hocquart. "El Viviente" nos había interpelado para que lo llevásemos a nuestra casa.

     Ahora, Él nos interpela una segunda vez para que lo colocásemos en el centro del sacramento de nuestro casamiento, allí donde Él debe estar, de todos modos.

     Desde nuestro casamiento, la Cruz Misionera "Estoy Vivo" se encuentra en nuestro dormitorio. La llevamos con nosotros en ocasión de los cursos de catequesis para niños y a las reuniones de oración de las que somos responsables.

     François y yo esperamos que este relato sobre nuestro matrimonio con la Cruz Misionera "Estoy Vivo" pueda inspirarlos y sobre todo que Jesús los interpele profundamente para colocarla en el centro de vuestras familias y así poder confiar en Él cada día.

Cérémonie avec la Croix Consécration du mariage
Cérémonie avec la croix
Pour voir ce vidéo, cliquez ici.
Photo de consécration
Pour voir ce vidéo, cliquez ici.

     Finalmente, queremos compartir con ustedes, nuestra consagración a María y el texto de nuestro matrimonio con la Cruz.

Un matrimonio que resiste contra vientos y mareas.

      ¿Eso existe todavía?

     Si, y existirá siempre. En la ciudad de Siroki-Brieg ( a 30 km de Medjugorje), los registros de la Parroquia informan que, entre los 13.000 fieles, no se registra ni un solo divorcio. Hasta donde haya memoria, ni una sola familia a estallado. ¿Herzegovina goza de un favor excepcional de parte del Cielo? ¿Existe algún truco mágico que aleja de ellos al demonio de la separación?

     ¡La respuesta es mucho más simple que todo eso! Durante siglos, estas poblaciones han sufrido cruelmente dado que se trató de arrancarles su fe cristiana y hacer desaparecer el precioso nombre de Nuestro Señor Jesucristo, muerto en la cruz y resucitado para abrir las puertas de la Vida Eterna a todos los hombres. Ellos saben por experiencia que la salvación viene de la Cruz de Cristo. La salvación no viene de los Cascos Azules, ni de los proyectos de desarme, ni de la ayuda humanitaria, ni de los tratados de paz o de cláusulas de la ONU, mismo si a veces esas realidades sirven para canalizar ciertos beneficios. ¡La fuente de salvación, es la Cruz de Cristo! Esas personas tienen la inteligencia de los pobres, esa bella sensatez que consiste en no dejarse engañar cuando se trata de la vida o de la muerte. Es por eso que han ligado indisolublemente el matrimonio a la Cruz de Cristo. Ellos han fundado el matrimonio, que procrea la vida humana, sobre la Cruz que nos da la vida divina.

     ¡La tradición croata del matrimonio – descubierta por los peregrinos de Medjugorge – es tan bella que comienza a hacer escuela en Europa y también en América!

     Cuando un joven se prepara para el matrimonio, se le explica no que él ha encontrado la persona ideal, el mejor partido. ¡NO! ¿Qué le dice el sacerdote? "Tú has encontrado tu cruz. Y es una cruz para amar, una cruz a llevar, una cruz que no deberás dejar, sino venerar" Estas palabras pronunciadas en una parroquia de Francia dejarían a la novia enmudecida de estupor. Pero en Herzegovina, la Cruz evoca el más grande amor y el crucifijo es el tesoro de la casa.

     El padre Jozo explica a menudo a los peregrinos que en su país, cuando los novios se dirigen a la iglesia, llevan consigo un crucifijo. Este crucifijo es bendecido por el sacerdote y durante el intercambio de consentimientos reviste una importancia central.

     En efecto, la novia apoya su mano derecha sobre la cruz; a su turno el novio posa la suya sobre la mano de ella y las dos manos se encuentran así reunidas sobre la cruz, fundidas sobre la cruz. El padre deposita su estola sobre las manos. Ellos pronuncian entonces sus consentimientos y se prometen fidelidad según el rito clásico propuesto por la Iglesia. Después de ello, los novios no se besan, pero si besan la cruz. Ellos saben que besan así la fuente del amor. Aquel que se aproxime y vea las manos extendidas sobre la cruz, comprenden que si el marido abandona a su mujer o si la mujer abandona a su marido, entonces es la cruz lo que ellos sueltan. Y cuando soltamos la cruz, no queda nada, hemos perdido todo pues hemos soltado a Jesús, hemos perdido a Jesús.

     Después de la ceremonia los novios llevan ese crucifijo y le dan un lugar de honor en su casa. Allí será el centro de la oración familiar pues ellos tienen la convicción que la familia ha nacido de la cruz. Si un problema se presenta, si estalla un conflicto, es delante de esta cruz que los esposos van a encontrar ayuda. Ellos no irán a ver a un abogado, ni consultarán a un adivino o a un astrólogo, ni acudirán a un psicólogo o a un consejero para arreglar sus diferencias. ¡NO, ellos irán delante de su Jesús, delante de la cruz!. Se pondrán de rodillas y es allí, delante de Jesús, que verterán sus lagrimas, que lamentaran sus sufrimientos y sobre todo intercambiaran su perdón. Ellos no dormirán con un peso en su corazón pues pudieron recurrir a su Jesús, al Único que tiene el poder de salvar. Ellos enseñarán a sus hijos a besar la cruz cada día y a no acostarse como los paganos, sin haber agradecido a Jesús. Para los niños, desde tan lejos como ellos recuerdan, Jesús es el amigo de la familia que respetamos y que besamos. Esos niños no reciben un osito de peluche, al cual abrazar durante la noche, para sentirse seguros. Pero ellos dicen "buenas noches" a Jesús y besan la cruz. Ellos se duermen con Jesús y no con un peluche. Ellos saben que Jesús los guarda entre sus brazos y que no tienen nada que temer; sus miedos desaparecen con el beso a Jesús.

     Que el Señor Jesucristo haga descender su bendición sobre ustedes y vuestras familias y que les manifieste toda su ternura.

Françoise y Alain 

c.s.s.r.: el significado de estas letras es: Congrégation Très Sainte Rédempteur.

Nuevos testimonios serán publicados periódicamente en esta pagina. Los invitamos a revisarla regularmente.  Si usted desea dejarnos su testimonio, haga clic aquí.